Inicio

El curso está convocado por el Centro Andaluz de Estudios y Entrenamiento y organizado por  una Comisión Académica formada por los profesores Drs. Borja Mapelli Caffarena y Miguel Olmedo Cardenete, ambos catedráticos de las Universidades de Sevilla y Granada, respectivamente.

La tendencia a aplicar los Sistemas Alternativos de Resolución de Conflictos en el marco penal va cobrando cada vez más fuerza, y ello no solo por razones de tipo práctico, como puede ser el retraso en la resolución de las causas judiciales, sino también por consideraciones de interés social que ponen el foco de atención en la víctima como protagonista del proceso penal, así como el cuestionable papel resocializador de la pena que impulsa la necesidad de explorar soluciones más satisfactorias.

La denominada justicia restaurativa se enmarca en una original visión de la justicia penal entendida como una nueva manera de afrontar la resolución de las cuestiones derivadas de la comisión de un delito. En este nuevo contexto, se convierten en eje principal la participación y las necesidades de la víctima, así como la corresponsabilidad de la persona del delincuente, con el fin de conseguir una solución del conflicto social generado por el delito más conciliadora, transversal y democrática.

La última reforma del Código Penal, en vigor desde el pasado 1 de julio de 2015, hace referencia expresa por primera vez, en nuestro país, a este tipo de mediación con la modificación del artículo 84.1 en el que se establece que el Juez o Tribunal puede condicionar la suspensión de la ejecución de la pena al cumplimiento del acuerdo alcanzado por las partes en virtud de la mediación. Antes de esta reforma podrían encontrarse pequeñas concesiones a este sistema de justicia restaurativa, como la atenuante del artículo 21.5 CP o el perdón del ofendido del artículo 130.5 CP. De igual forma, el Estatuto de la Víctima aprobado por Ley 4/2015, de 27 de abril, establece los requisitos para acceder a la mediación penal como reconocimiento de los hechos por el infractor, que el procedimiento no entrañe riesgos para la seguridad de la víctima o que esta vía no esté expresamente prohibida por ley para el delito cometido.

Además, con esta nueva regulación se da respuesta a la Directiva 2012/29/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012, por la que se marcan una serie de pautas para la implantación de la justicia restaurativa en los países integrantes de la Unión Europea.

Por tanto, la mediación se integra dentro de la práctica forense, en cada uno de los órdenes de la jurisdicción, con especial repercusión en el marco tanto del proceso civil, como del proceso penal. Como prueba de ello, recientemente, todos los Gobiernos Autonómicos, han creado Puntos de Información de Mediación dentro de la Administración de Justicia.

Para dar respuesta a esta nueva demanda del mercado laboral se ha diseñado este curso con una duración de 250 horas, impartidas en modalidad On-Line y distribuidas en una parte teórica y otra práctica; cuenta con el acceso exclusivo a nuestra Plataforma digital donde se encuentra todo el material necesario para realizar el curso (documentos de estudio, tareas, documentación, contenidos multimedia, herramientas de participación,…), además de contar con un profesorado con amplia experiencia en la materia.